Desde los años 50 la familia Aguilera se ha dedicado a la elaboración del Chivo lechal en un restaurante con forma de antiguo caserío, en la localidad de Canillas de Aceituno, en pleno Parque Natural de Sierra Tejeda. Desde entonces se conserva la receta tradicional, utilizando como condimento básico el Aceite de Oliva Virgen Extra de la zona.
Tras una larga experiencia de dos generaciones, es la tercera generación a cargo de Carlos M. Aguilera Rando, quien inicia esta iniciativa empresarial, pretendiendo poder ofrecer el producto en cualquier lugar del mundo